Blog

La importancia de los ejercicios compensatorios según tu profesión

La importancia de los ejercicios compensatorios según tu profesión

Cuando un cliente entra a nuestro centro, una de las primeras tareas, como Entrenadores Personales (EP), es llevar a cabo una entrevista inicial (anamnesis) en pro de obtener información relevante que nos sirva como base para establecer un programa de actividad física ajustado a sus características.

Existen un conjunto de preguntas que no pueden faltar en esta entrevista inicial. No obstante, para este post centraremos nuestra atención en una de ellas. Ésta es: ¿Cuál es su profesión?

Por lo general, a lo largo de los días pasamos muchas horas trabajando, y en ocasiones, sin ser conscientes de ello, adoptando posturas poco saludables para nuestro cuerpo.

Cada profresión somete a un nuestro organismo a un esfuerzo diferente, originando un estrés y afectando, en la mayoría de los casos, a nuestros habitos posturales y de salud. Consecuentemente, será importante conocer la profresión de nuestros clientes para, a partir de ahí, percatarse de sus malos hábitos y proponer ejercicios que contribuyan a una mejora funcional de cada uno.

En Esporsalud, hacemos ver a nuestros clientes la importancia de “compensar”, en la medida de lo posible, esos malos hábitos adoptados por el desempeño de nuestro oficio, pues este es el camino hacia una mejora de su calidad de vida.

A continuación os dejamos un ejemplo de propuesta “compensatoria” para una persona cuyo oficio es cartero.

El cartero, durante su jornada laboral, se encarga de recopilar, ordenar, distribuir y entregar el correo. Para ello, se recorre toda la ciudad llevando a cabo un ejercicio de empuje y arrastre (push/pull) de su carro.

¿Que hacemos nosotros, como EP, para compensar esa posición mantenida de hiper-extensión de pectoral y deltoides?

Propuestas de compensación:

  • Liberar la musculatura implicada en la acción de “empuje y arrastre” a través de estiramientos.
  • Fortalecer la musculatura implicada en la acción de “empuje y arrastre” proponiendo ejercicios, en los diferentes planos, para el pectoral y el deltoides.
  • Fortalecer la musculatura del brazo opuesto al empleado en la acción de “estiro y arrastre”

Artículo escrito por Moisés Picón; Entrenador Personal en Esporsalud.